La cal hidratada (hidróxido de calcio) es un polvo seco, incoloro y cristalino fabricado mediante el tratamiento de óxido de calcio (cal viva) con agua, en un proceso llamado “apagado”.

También conocida como cal apagada, cal o cal muerta, la cal hidratada se usa en la producción de morteros, yesos, cementos, pinturas, productos de caucho duro, petroquímicos y en el curtido de pieles.

Un desarrollo más reciente en el uso de la cal hidratada se encuentra en las aplicaciones ambientales. Aquí, la cal hidratada, un álcali suave, se usa para la eliminación de gases ácidos en las plantas de energía alimentadas con carbón, molinos de cementos, vidrieras e incineradores.

Sin embargo, el uso único más extenso de la cal hidratada sigue siendo la fabricación de acero, donde se utiliza para eliminar impurezas. Se emplea también para producir otros metales. En la construcción, su uso dominante yace en la estabilización de suelos para caminos, presas de tierra, campos aéreos y cimientos de edificios. La cal hidratada puede emplearse a fin de incrementar el pH de los suelos ácidos. A esto también se le conoce como “endulzamiento” del suelo. 

Características y Dificultades:

La cal hidratada requiere cuidado durante el manejo tanto para prevenir que se escape a la atmósfera circundante, como para evitar cualquier contaminación externa, que pudiera activar una reacción química que resulte en una generación inesperada de calor.

Debe tenerse cuidado de proteger el material contra humedad o contaminantes que contengan humedad, puesto que la cal hidratada es exotérmica.