Desde hace siglos, el ser humano utiliza la pintura como medio de comunicación y decoración de sus ambientes.

Sin embargo, los métodos y materiales empleados han ido cambiando a lo largo de los años. Desde pinturas obtenidas de productos naturales hasta pinturas sintéticas, más resistentes, duraderas y comerciales.

No obstante, las formas de pintura sintética también han traído consigo aspectos perjudiciales para la salud humana y para el medio ambiente. Ante este problema, cada vez son más las personas que apuestan por la pintura ecológica.

Ventajas de la pintura ecológica

Las pinturas ecológicas son mucho mejores que las sintéticas en varios sentidos y su ventaja principal radica en su composición. Mientras que la ecológica está hecha mediante productos naturales que no perjudican el medio ambiente, como materias primas de origen vegetal y mineral, como silicatos, arcilla y cal, las sintéticas usan sustancias químicas potentes, como mercurio, cadmio o plomo, y compuestos orgánicos volátiles, como la acetona, que dañan el medio ambiente.

Al estar compuestas por materias primas sencillas y naturales basadas en productos biodegradables, las pinturas ecológicas no generan residuos tóxicos para el medio ambiente. De este modo, estas pinturas cumplen con una serie de normas durante su fabricación y embalaje para conseguir el respeto hacia la naturaleza y la sostenibilidad.

Además de ser amigables con el medio ambiente, los componentes de la pintura ecológica no son perjudiciales para la salud humana, mientras que las sintéticas son dañinas para la piel, los ojos y las vías respiratorias. De hecho, hay personas que sufren sensibilidad o alergias a las pinturas sintéticas, no pudiendo permanecer en un lugar decorado con estas pinturas ni, por supuesto, usarlas. Asimismo, es altamente peligrosa para las embarazadas y niños, ya que estos últimos pueden desarrollar alergias o problemas respiratorios en el futuro.

Más ventajas de la pintura ecológica son:

  • Fácil aplicación.
  • Alto rendimiento y mantenimiento.
  • Gran durabilidad.
  • No tiene olor.
  • Al estar libre de productos tóxicos, esta pintura es ignífuga y no desprende gases tóxicos.
  • Avaladas con etiqueta europea que asegura la ausencia de sustancias tóxicas
  • Las paredes cubiertas con estas pinturas no se cargan con energía electroestática, por lo que inhiben más fácilmente el polvo, manteniéndose más limpias.

Tipos de pintura ecológica

En la actualidad podemos diferenciar dos tipos de pintura ecológicas de acuerdo con los componentes naturales utilizados para su fabricación:

  • Pinturas naturales: estas pinturas pueden ser de origen animal o vegetal, aunque son más conocidas estas últimas, y entran dentro del grupo de las eco-pinturas.
  • Pinturas minerales: estas pinturas ecológicas pueden estar fabricadas a partir de silicato, cal, arcilla y tiza.

Cabe destacar que las pinturas minerales son algo más caras que las naturales, siendo ambas pinturas ecológicas más caras que las pinturas sintéticas. Sin embargo, la inversión inicial merece la pena, ya que ambas pinturas ecológicas pueden limpiarse y resisten más con el tiempo que las sintéticas, además de muchas otras ventajas anteriormente mencionadas.

Cómo hacer pintura ecológica a base de CAL

La pintura de cal es muy sencilla de hacer. En esta ocasión necesitarás unos 3 kilos de cal hidratada o de construcción, 1 kilo de sal y aproximadamente 250 cc de cola vinílica o leche en polvo con agua.

Cuando reúnas todos los ingredientes, mézclalos bien todos y ya tendrás tu pintura ecológica de cal preparada para pintar exteriores o interiores rústicos.

Recuerda que puedes añadir colorantes alimentarios o naturales ecológicos para crear variedad de colores en todas estas recetas.